Fresón - Masiá Ciscar

Fresón

La provincia de Huelva bien se puede diferenciar de las demás tanto por su paisaje como por su gastronomía. Y es que la calidad de sus alimentos no alberga duda alguna y una prueba fehaciente de ello la encontramos en los fresones.

A decir verdad, el fresón no es originario de la campiña onubense, pero el microclima de esta provincia favoreció que dichos frutos rojos se adaptasen a la perfección al terreno andaluz. La temporada de esta fruta comienza a principios de enero y perdura hasta mediados de junio, siendo los meses de marzo y abril los más productivos.

Para que un fresón sea perfecto debe convencer a la vista y al gusto, caracterizándose por un color rojizo intenso y por un dulzor potente. En esta línea, es importante poner de manifiesto que en Masiá Ciscar apostamos por una producción exenta de productos químicos. Por ello, abogamos por la eliminación total de las materias sintéticas durante la cosecha, apostando por un cultivo natural.


LEER MÁS

El proceso de producción del fresón de Huelva comienza con la siembra en octubre, habiendo preparado con anterioridad el sustrato para que la planta crezca perfectamente. Gracias a un campo que utilizamos para el ensayo y el estudio de las variedades, conseguimos modalidades de gran calidad organoléptica.

Después de haber sembrado la planta, en los meses de noviembre y diciembre, procedemos a instalar plásticos para acelerar el proceso y así empezar a trabajar con las primeras fresas a principios de año. Una vez la fresa está lista, ésta es recolectada para su clasificación según la categoría que presente. Posteriormente se transporta al almacén y, más tarde, se introducirá en las cámaras frigoríficas, donde se conservarán a la temperatura indicada para su correcto mantenimiento.

Debido al control térmico, se reduce la actividad fúngica, evitando que los hongos se reproduzcan y reduzcan el periodo de vida de la fruta. Una vez haya sido enfriada, se procede al envasado y al envío a la cámara de producto, donde esperarán hasta que los transportistas la recojan para llevarlas a sus destinos.

Formatos

Fresón - Masiá Ciscar

6kg cartón flow pack

Fresón - Masiá Ciscar

4kg cartón flow pack

Fresón - Masiá Ciscar

5kg cartón tapa

Fresón - Masiá Ciscar

5kg cartón flow pack

Fresón - Masiá Ciscar

2kg (8 tarrinas de cuarto kg)

Fresón - Masiá Ciscar

2kg madera granel

Fresón - Masiá Ciscar

Propiedades nutritivas
del fresón de Huelva

El fresón onubense se presenta como uno de los mejores frutos rojos para mejorar nuestro organismo. El consumo habitual de esta fruta resulta muy beneficioso, ya que aumenta las defensas ayudando a nuestro cuerpo a evitar resfriados y a la temida astenia primaveral.

Además, hace la función de depuración, por lo que mejora la digestión y nos hace sentir más ligeros después de una comida copiosa. Todo ello gracias a su alto contenido en fibra.


LEER MÁS

Otro de los beneficios del fresón de Huelva es su capacidad para acabar con la anemia y la ayuda que aporta a los sistemas hepático y renal. Otro factor muy importante es que ayuda a adelgazar porque el 85% de su composición es agua, igualando e incluso superando algunas veces a las sandías. Este factor ha determinado que los fresones sean una de las frutas que más se incluyen en las dietas para perder peso.

Por su parte, también son muy recomendables para las embarazadas dado sus elevados niveles de ácido fólico.

El fresón onubense es conocido por su bajísimo contenido en sodio y una gran cantidad de potasio, calcio, arbutina y arginina. Esto le otorga importantes propiedades diuréticas, muy útiles para evitar la retención de líquidos, teniendo como consecuencia un papel especial a la hora de remediar enfermedades como la gota, la hipertensión o la obesidad.

El fresón onubense
en la cocina

En el ámbito culinario, los fresones hacen acto de presencia en mermeladas, tartas, helados, ensaladas, guarniciones… Sin duda, este fruto rojo es un alimento perfecto para introducir en la dieta diaria.

Si bien, los postres son el plato clave para disfrutar del fresón. Por ejemplo, una de las maneras más comunes de degustarlos es añadirle unas cucharadas de azúcar o miel y dejarlos en reposo para que suelten el jugo. También puedes hacer crepes, flanes, mousses o muffins. Aunque desde Masiá Ciscar recomendamos comerlos solos para apreciar todo su sabor.