Blog

Las propiedades de las frambuesas parecen no tener fin

Las propiedades de las frambuesas parecen no tener fin - Masiá Ciscar
El incomparable sabor, la textura y las propiedades de la frambuesa hacen de este fruto rojo un manjar que no puede faltar en nuestra dieta diaria. Hay que aprovechar cuando se está en campaña de frambuesa para consumirla en su momento óptimo de maduración y reservar algunas (congelándolas) para recetas que se harán después a lo largo del año. Ten en cuenta que las propiedades de las frambuesas son innumerables.

No olvides que una taza de frambuesas proporciona nada menos que el 90% de la cantidad diaria de vitamina C, destacando también su función antioxidante. Por otro lado, comerlas ayuda a depurar el cuerpo, a prevenir el envejecimiento prematuro e incluso consiguen evitar algunas enfermedades degenerativas.

En este sentido, las propiedades de las frambuesas tienen un papel fundamental en la disminución de la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. Todo ello gracias otra vez a la vitamina C, que mejora la circulación por las capacidades vasodilatadoras.

Propiedades de las frambuesas para embarazadas, vista, pelo…

Para las embarazadas y los lactantes, las frambuesas son un alimento estupendo por su riqueza en ácido fólico (necesario para producir nuevas células) y vitamina B9. De ahí que ayude a evitar problemas de malformación o crecimiento incorrecto en el bebé.

La cantidad de vitamina A que tienen las frambuesas las convierten en un alimento ideal para conservar la vista en buen estado. La ingestión continua incrementa la agudeza visual y previene enfermedades oculares.

En cuanto al cabello, sus niveles altos de biotina conseguirán que el pelo esté más sano y brillante y crecerá con más fuerza. Al igual que las uñas y la piel, que estará más hidratada. En esta época, sobre todo, se aconseja la ingesta abundante de frambuesas para  renovar  estas partes del cuerpo tan castigadas por el calor.

Desde Masiá Ciscar recomendamos consumir las frambuesas frescas, a ser posible recién llegadas a casa. Lo mejor es comerlas solas, pero también puedes combinarlas con otros alimentos, como el queso o el yogur o hacer elaboraciones más complejas como postres, guarniciones de acompañamiento, entre otras.

 

Fuente: Innatia

Imagen: Nupcias magazine

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archives

BUZÓN DE SUGERENCIAS

He leído y acepto la política de privacidad.